740 CV

Así es el nuevo Lamborghini Aventador S

Aumenta 40 CV respecto a su antecesor. Tiene cambios estéticos que optimizan la carga aerodinámica en más de un 50 por ciento.
19 / 12 / 2016 | 0 Comentarios
Lamborghini presentó el Aventador S, una actualización estética y mecánica pensada para ofrecer prestaciones todavía más deportivas que su antecesor, aquel que hizo su debut oficial en el Salón del Automóvil de Ginebra 2011.

Los retoques estéticos mejoran la eficiencia aerodinámica del vehículo. Entre ellos, se destacan el alerón delantero al estilo Fórmula 1 y las aletas de tiburón laterales que moldean las entradas de aire. Lamborghini quiso lograr un diseño que recuerde al mítico Countach.

En la parte trasera se modificó el difusor, que es negro pero se puede solicitar en fibra de carbono. También hubo cambios en la salida de escape, ahora trapezoidal pero más alta y angosta, y se achicó la salida de aire. El alerón trasero puede cambiar su posición de tres modos distintos según la velocidad y el modo de conducción elegido.

La marca de Sant´Agata dice que, con estas modificaciones, el downforce delantero mejoró más del 130 por ciento en relación al modelo anterior, y que la carga aerodinámica fue optimizada en más del 50 por ciento.

Puertas adentro, mantiene el diseño de la consola pero incorpora nuevos materiales y reemplaza diversos comandos. Lo más importante en el habitáculo es el instrumental completamente digital en una sola pieza, como el Audi Virtual Cockpit, aunque en este caso no se informó el tamaño de la pantalla (en los Audi es de 12,3 pulgadas).

El motor 6.5 litros atmosférico ubicado en posición central trasera pasó de 700 a 740 caballos de potencia. Además, el torque máximo ahora alcanza los 690 Nm cuando la aguja del tacómetro toca las 5.500 rpm. Estos aumentos se consiguieron por la reprogramación de la distribución variable de válvulas de apertura y cierre.

Asimismo, el Aventador S es capaz de llegar a 8.500 rpm (su antecesor “moría” en las 8.350 vueltas). Y, aunque su peso se redujo más de un 20 por ciento gracias a la utilización de aluminio (el chasis monocasco sigue siendo de fibra de carbono), la aceleración de 0 a 100 km/h se mantuvo en 2,9 segundos y la velocidad máxima, en 350 km/h.

Los usuarios podrán elegir entre distintos modos de conducción: Strada, destinado al uso diario; Sport, que funciona con la tracción en el eje trasero; Corsa, pensado para los circuitos; y Ego, gracias al cual el conductor puede modificar como guste los parámetros de tracción, dirección y suspensión.

La suspensión, de hecho, es la Lamborghini Magneto-rheological Suspension (LMS), que cuenta con nuevos muelles y una geometría revisada. Además, por primera vez ofrece un sistema de ruedas traseras directrices, lo que mejora más agilidad a baja velocidad y mejor comportamiento deportivo cuando es exigido.