Industria regional

Nissan aumenta la producción en Brasil

La marca japonesa incorporó 600 operarios y comenzó a producir doble turno para abastecer la demanda local del Kicks, SUV que ya se vende en la Argentina.
19 / 7 / 2017 | 0 Comentarios
Nissan inauguró un segundo turno de producción en el centro industrial de Resende, Río de Janeiro, Brasil, donde fabrica los modelos March, Versa y Kicks. Para eso, contrató 600 nuevos operarios, por lo que su plantilla de empleados llegó a 2.400 personas en dicha planta. Es para abastecer mejor la demanda de unidades del Kicks a nivel local.

La marca japonesa se instaló en Resende en 2014 producto de una inversión de 1.500 millones de dólares con el objetivo de abastecer a distintos mercados de la región (Paraguay, Bolivia, Chile, Perú y Uruguay, entre otros). Allí tiene capacidad para producir 200.000 vehículos y la misma cantidad de motores por año. El proceso de manufactura tiene un total de 90 robots.

Actualmente, a la Argentina llegan desde Resende los modelos March y Versa, ambos con un motor naftero 1.6 litros de cuatro cilindros y 16 válvulas que rinde 107 caballos de potencia.


El Nissan Kicks, por el momento, no llegará a la Argentina desde Brasil.

El Kicks, por ahora, seguirá siendo importado al mercado local desde México. Desde ese país llega con el mismo motor naftero 1.6 litros de cuatro cilindros y 16 válvulas, pero calibrado para entregar 120 caballos de potencia. Para conocer los detalles de versiones y equipamiento, hacer click en este enlace.

Hace algunos años, la marca japonesa se propuso afianzarse en Latinoamérica y apostó por Brasil y la Argentina, los dos mercados y productores más importantes de la región. A nivel local, en 2015 se convirtió en terminal automotriz radicada y anunció una inversión de 600 millones de dólares para producir la Nissan NP300 Frontier en Córdoba junto a la Renault Alaskan y la Mercedes-Benz Clase X, pick ups que utilizarán su plataforma.

En este contexto, Nissan comenzó con las obras de su nueva sede administrativa en la planta de Santa Isabel. Allí hay un equipo de diez ingenieros, liderados por el director del proyecto industrial, Oscar Posada Quevedo, residiendo hace ya nueve meses para “aportar su amplia experiencia en el arranque de proyectos de gran envergadura mundial”, dicen desde la firma oriental.