AMG

¿Mercedes prepara un Fórmula 1 de calle?

Por los 50 años de AMG, planea desarrollar un deportivo con un motor que derive del V6 1.6 turbo que utiliza la firma en la F1. Llegaría hasta los 1.500 CV.
1 / 9 / 2016 | 1 Comentarios
En 2017 se cumplirán 50 años desde que Hans Wener Aufrecht y Eberhard Melcher fundaron la compañía AMG (lleva las iniciales de sus apellidos y la “G” al final, en homenaje a Grossaspach, ciudad en la que nació el primero de ellos) y parece que el festejó por el medio centenario será a lo grande.

La división más deportiva de Mercedes-Benz desarrollará un súper deportivo híbrido que será algo así como “un Fórmula 1 de calle”. Así lo confirmó un alto directivo del Mercedes AMG Petronas Formula One Team a la revista Evo Magazine durante el pasado Gran Premio de Bélgica, donde la firma alemana obtuvo una nueva victoria, esta vez en manos de Nico Rosberg.

En un primer momento, se especulaba con que tendría un motor turbo de cuatro cilindros, pero distintos medios europeos aseguran que va a utilizar el mismo o un derivado del V6 1.6 litros turbocomprimido de 710 CV. Combinado con el sistema de recuperación de energía, la potencia podría rondar entre 1.000 y 1.500 caballos, 900 CV de los cuales provendrían del impulsor a combustión.


La foto es del Mercedes-Benz AMG Vision Gran Turismo que se presentó en 2013.

El reto más importante de los ingenieros de Mercedes-AMG será adaptar esta mecánica para un modelo de calle, ya que los motores de la Máxima no están desarrollados para vivir demasiados kilómetros ni para el estilo de manejo racional.

En es por eso que Mercedes podría recurrir a un motor de mayor cilindrada. Podríamos llegar a ver un 2.0 litros (derivado del V6 1.6) equipado con un segundo turbocompresor.  La transmisión debería ser retocada por completo para su utilización diaria. La tracción será integral: al eje delantero lo alimentarán motores eléctricos de 160 CV y al trasero, el de combustión interna.

Según el medio Autocar, Mercedes habría acudido a Lotus para que le traspase sus conocimientos en materia de construcción de chasis tubulares. El objetivo es que tenga un peso final de entre 1.000 y 1.300 kg, para lo cual se emplearía fibra de carbono y aluminio en variados elementos.

El precio de este modelo rondará en alrededor de 4 millones de euros y competirá directamente contra el AM-RB 001 que están produciendo en conjunto Aston Martin y Red Bull.

juan
jueves, 01 de septiembre de 2016
una nave