Más 'europeo'

La cuarta generación del Kia Rio, al descubierto

El hatchback adoptó la parrilla 'nariz de tigre' y 'europeizó' por completo su diseño interior y exterior. Los motores se conocerán en el Salón de París.
1 / 9 / 2016 | 4 Comentarios
Kia fue otra de las tantas marcas que no quiso esperar a que el Salón del Automóvil de París abra sus puertas para mostrar algo de lo que presentará allí (ayer hablamos del restyling del Hyundai i10, que también estará en la muestra parisina) y finalmente develó cómo será la cuarta generación del Río, de la cual había develado un teaser de anticipo días atrás.  


Todos los detalles se terminarán de conocer en el Salón de París.

Su silueta es fruto del trabajo de los centro de diseño que Kia posee en Alemania y en California, con los que colaboró el estudio más importante de la empresa, el de Namyang, Corea del Sur. Y se nota, porque a nivel estético es un auto mucho más europeo en base al modelo que reemplazará.

Es 1,5 cm más largo, 0,5 cm más ancho y 0,5 cm más bajo que su predecesor, al que supera por 1 cm en cuanto a distancia entre ejes. Esto quiere decir que mide 4,06 metros de largo, 1,72 m de ancho y 1,45 m de alto, con una distancia entre ejes de 2,58 m.


Fue desarrollado en los centros de diseño de Alemania y California.

De frente se distingue la parrilla tipo “nariz de tigre”, más ancha y afilada que la anterior, conectada con los retocados faros delanteros de tecnología LED. También lleva los antiniebla más alto que en el modelo actual.

De costado se observan nervios más marcados a la altura de las puertas, con una línea que nace en los pasarruedas y termina en las luces de atrás. Tiene voladizos cortos, pilar C en posición más vertical y nuevas llantas de ocho radios dobles.  


Es más largo, más ancho y más bajo que su antecesor. También crece entre ejes.

De atrás, en tanto, la luneta adoptó una caída bastante más vertical, un nervio muy marcado que une los nuevos faros de LED y un paragolpes más robusto con plásticos negros en la zona baja.

Puertas adentro, incluye una pantalla táctil central que agrupa gran parte de la información del vehículo, el sistema de infoentretenimiento, el navegador satelital y los sistemas de conectividad. Aun así, la consola se ve bastante cargada, con comandos manuales para la climatización y otras funciones, además de los puertos USB y la entrada auxiliar.  


Nueva pantalla táctil central y cambios importantes en el instrumental. También se retocó el volante.

El volante cambió levemente su diseño y el instrumental mutó por completo (¿no tiene un aire a los de los últimos lanzamientos de Volkswagen?), con cuatro indicadores analógicos y una pantalla central para la computadora de abordo.

De los motores, por ahora, no hay nada oficial, aunque se espera un tres cilindros turbo T-GDI 1.0 litros con entre 100 y 120 CV para la versión GT. La cuarta generación llegará con una misión complicada: superar o, al menos, igualar las 475.000 unidades por año que vendió la generación actual en todo el mundo durante 2015. Comenzará a producirse a fin de año, llegará a los mercados de Europa y Estados Unidos a comienzos de 2017, y todavía no tiene fecha de arribo confirmada al país. 

Fede
jueves, 01 de septiembre de 2016
Si no son amarretes y lo traen al país con ESP me encantaría tenerlo. El actual no lo trae y me parece un gran defecto.
juan
jueves, 01 de septiembre de 2016
le pinta bien a kia alemanizarse, todo depende del precio.
Josep
jueves, 01 de septiembre de 2016
Me gusta mas el anterior.. es mas afilado. Este se ve como el antecesor de su antecesor, si se entiende
Andrés
jueves, 01 de septiembre de 2016
No sé si me gusta más el actual o este, pero que hay un cambio impresionante entre uno y otro es innegable. Impresionante cómo están creciendo tanto Kia como Hyundai.