Con motores naftero y diésel

El Volvo S60 se sumó a la onda aventurera

El sedán de la firma sueca ya cuenta con su versión Cross Country, la cual se caracteriza por su estilo llevado al off road, es decir con mayor despeje y piezas específicas para la carrocería.
22 / 1 / 2015 | 0 Comentarios
Volvo logró llamar la atención con el S60 Cross Country, una denominación utilizada, desde el año 1997, en sus vehículos familiares con aptitudes para salir del asfalto. Ahora, por primera vez una versión de este tipo está basada en un sedán.

 

Este S60 se caracteriza por su estética y presentación alteradas, ya que manteniendo sus trazos originales, le dio la bienvenida a nuevos ítems que lo hacen diferente. Así, dispone de paragolpes y zócalos laterales que combinan los rústicos plásticos oscuros con apliques en símil metál, lo cual le provee ese toque off road típico de los Cross Country.

También cuenta con un despeje elevado hasta los 65 milímetros, quizá gracias a la presencia de una suspensión específica (no hay información sobre este tema), aunque también se suman los neumáticos de perfil alto y las nuevas llantas bitono alineadas a la propuesta informal.

 

Como esperábamos, el S60 Cross Country posee tracción integral permanente, la cual está a cargo del sistema All-Wheel Drive (AWD) de la automotriz. Pero también hay una opción (para el motor menos potente) con tracción delantera, que igualmente se beneficia del despeje extra de la carrocería.

Este peculiar modelo estará disponible en Europa cuando llegue el verano a ese continente. Lo hará con tres opciones de motor, el T5 naftero con bloque de cinco cilindros y turbocompresor que entrega 254 CV, el diésel D4 Drive-E de cuatro cilindros con 190 CV y el D4 2.4 de cinco cilindros.