Apuesta fuerte por los eléctricos

Volvo busca colocar baterías en los paneles del auto

La marca sueca está desarrollando, con apoyo de la Unión Europea, un concepto que permite integrar baterías a los paneles de los automóviles, realizados en fibra de carbono.
18 / 10 / 2013 | 0 Comentarios
Volvo Car Group ha desarrollado un concepto para dar un nuevo paso en la producción de baterías para los automóviles eléctricos. Se trata de unos paneles producidos en fibra de carbono y que en su interior incluyen baterías realizadas a través de supercondensadores.

El proyecto, que es financiado por la Unión Europea, prevé la construcción de paneles de automóviles, como techo, puertas y tapa de baúl, realizados en fibra de carbono. Dicha construcción, que emplea dos capas externas de dicho material, logra un espacio interno que Volvo lo ha aprovechado para introducir células independientes dispuestas como supercondensadores.

 
 

 

Gracias a la utilización de la fibra de carbono, dichos paneles pueden moldearse según las necesidades, permitiendo su uso en diferentes sectores del vehículo, como la tapa del baúl, los paneles de las puertas e incluso las tazas que cubren las llantas. Además, dicho material posee la particularidad de ser más liviano que el acero, y que incluso el aluminio.

Estos paneles, que ya están siendo evaluados reemplazando la tapa del baúl y una pieza estructural del vano motor en un Volvo S80, al igual que las baterías convencionales pueden cargarse mediante la red eléctrica (por medio de un enchufe) o por el uso de la frenada regenerativa, además de almacenar energía para luego ser utilizada por el motor eléctrico.

Las primeras pruebas realizadas por Volvo han demostrado que las baterías integradas a los paneles son más rápidas de cargar que las baterías convencionales. Además,dichos paneles se han mostrado fuertes y flexibles.

Volvo ha informado que la autonomía con este nueva tecnología, utilizando sus nuevos paneles con baterías en piezas como techo, puertas y capot de un vehículo, es de 130 kilómetros, al mismo tiempo que reduce un 15 por ciento (e incluso más) el peso final del automóvil.

Una de las contras de este nuevo sistema de paneles con baterías integradas sea, quizás, el costo de producción de los mismos, ya que no es barato fabricar paneles en fibra de carbono. Además, se tendrá muy en cuenta la sustitución de los mismos a la hora del recambio (luego de un choque, por ejemplo).