Opinión

El ocaso de los medianos argentinos

A excepción del Chevrolet Cruze, el resto de los medianos producidos en el país ya no está alineado con los mercados del primer mundo. Razones y ejemplos.
13 / 4 / 2018 | 18 Comentarios
Por Martín Simacourbe

 

La realidad de los medianos brasileños, salvo alguna excepción como la del Renault Mégane II o el Fiat Stilo, siempre ha sido buena. En la actualidad, pese al auge de los SUV, tanto Corolla como Civic gozan de buena salud (pese a que los números brasileños no son lo que eran), con altos volúmenes de venta y un prestigio bien ganado.

 

De este lado de la frontera, se han producido muchos otros y desde mucho antes. Espero no olvidarme a ninguno, pero la lista es larga: Fiat 128/Super Europa (1971-1990), Dodge/VW 1500 (1971-1990), Renault 9/11 (1984-1997), Fiat Regatta (1985-1995), Ford Escort/Orion (1987-2002), Renault 19 (1993-2000), Peugeot 306 (1996-2001), Renault Mégane (1997-2007), Ford Focus (desde 2000), Peugeot 307 (2004-2011), Citroën C4 (2007-2014), Peugeot 308/408 (desde 2010), Renault Fluence (desde 2010) y C4 Lounge (desde 2013).

 

Pero ahora la realidad es muy distinta. Si bien en 2012 General Motors anunció una inversión de 740 millones de dólares para producir la nueva generación del Cruze en la planta de Alvear (hay que remontarse a 1974 para encontrar otro mediano argentino de GM, desde los tiempos del Opel K-180), la decisión de producir nuevos medianos no se ha replicado.

 

Es cierto que las inversiones de otras terminales no se han detenido, pero los billetes han llegado para, fundamentalmente, producir pick ups, SUVs y utilitarios. Nada de medianos en su formato tradicional de cuatro y cinco puertas.

 

La primera en desaliñarse con Europa fue Peugeot. Tras producir tres generaciones de medianos idénticos a los del Viejo Continente, el 308 nacional es diferente al que se importa de Francia y que apareciera en ese mercado en 2013. Y algo similar sucede con el 408, que ya tiene nueva generación en China. La vida útil de la versión local se estiró con un restyling que no se consigue en otra parte del mundo.

 

Citroën va por un camino parecido, aunque su realidad es diferente. Es cierto que la filial local no tiene un espejo en el cual mirarse, ya que el C4 europeo fue discontinuado en sus versiones hatch y sedán, pero la versión local acaba de adoptar el sutil restyling que también se aplicó en China, lejos de una nueva generación que debería haber sumado con ya casi cinco años de vida.

 

Tras el parate que significó darle a Brasil la producción del Mégane II, Santa Isabel volvió a producir el sedán de la tercera generación, el Fluence, pero ahora el modelo está en los últimos momentos de su vida comercial. Todo indica que la planta cordobesa ya no volverá a producir un mediano en el corto plazo. Y la nueva generación del sedán (el hatch no llegaría al país), de venderse, lo hará importada de Turquía.

 

Por su parte, Ford acaba de presentar la nueva generación del Focus, la cual se fabricará en Alemania y China. Es casi seguro que el modelo nacional continuará sin cambios hasta su próximo restyling, pero no se alineará con el resto de los mercados del primer mundo. La política sería similar a la de PSA, con un rediseño regional para adecuarlo al nuevo lenguaje estético de la marca.

 

En tanto, Fiat, Nissan y Volkswagen decidieron hace rato no producir medianos en el Mercosur. La primera importa el Tipo desde Turquía, la segunda fabrica desde hace mucho tiempo el Sentra en México y la tercera repite locación a la hora de producir tanto al Golf como al Vento, con lo cual ambas cubren el segmento sin pagar arancel. Es algo a lo que acaba de sumarse Kia con el Cerato.

 

Las razones para que suceda esto en Peugeot, Citroën, Renault y Ford hay que buscarlas en el flojo pasar en ventas que han tenido sus medianos en Brasil. Como sucedió durante tanto años con los Berlingo, Partner y Kangoo, el hecho de tener buenas ventas en la Argentina pero magras en mercados de exportación produjo que cuatro terminales hayan decidido que no hay demasiados argumentos a la hora de realizar inversiones para aliñar a los medianos a lo que ofrecen en Europa (con la salvedad de lo mencionado con Citroën).

 

Si vamos a las cifras, apenas el Corolla logró pasar las 50.000 unidades vendidas entre Brasil y la Argentina. Así, se hace difícil mantener un modelo alineado con Europa produciendo apenas 30.000 unidades anuales (en el mejor de los casos). Este es el listado sumando ambos mercados tomando el total de 2017, con el país que lo fabrica, unidades vendidas y el porcentaje de incidencia en cada uno de ellos.

 

1. Toyota Corolla (Brasil) 83.418 (79/21% Brasil)

2. Chevrolet Cruze (Argentina) 43.080 (60/40% Brasil)

3. Ford Focus (Argentina) 31.513 (65/35% Argentina)

4. Honda Civic (Brasil) 29.813 (87/13% Brasil)

5. Volkswagen Golf/Vento (México) 22.542 (52/48% Brasil)

6. Peugeot 308/408 (Argentina) 17.373 (88/12% Argentina)

7. Citroën C4 Lounge (Argentina) 9.645 (66/34% Argentina)

8. Nissan Sentra (México) 4.826 (81/19% Brasil)

9. Renault Fluence (Argentina) 3.777 (70/30% Argentina)

 

GM apostó fuerte y si bien el Cruze aún no tiene los volúmenes de venta de Corolla en la región, todavía ve con buenos ojos el haber realizado semejante inversión en la Argentina. Cuando el modelo deba renovarse (curiosamente ya no se vende en Europa, aunque sí en Estados Unidos), se sabrá efectivamente si esta decisión fue acertada o no.

 

Mientras tanto, salvo por el propio modelo de Chevrolet, los medianos argentinos la pasan cada vez peor. Con propuestas antiguas y un segmento SUV que ataca por todos lados, no parecen tener un futuro promisorio.

Charles
sábado, 14 de abril de 2018
Hoy por hoy salvo el Corolla , el Cruze y El Focus (hasta ahí) , el resto da perdida y no conviene fabricarlo. Fluence ya esta muerto y C4 y Peugeot agonizan poco a poco.....
Sergio
sábado, 14 de abril de 2018
Excelente análisis el de la nota, uno de los problemas creo que es la moda de los Suv`s, el grueso de la gente que los compra no tiene ni idea de las diferencias de prestaciones, seguridad, estabilidad en ruta y consumo frente a un sedán del segmento C, es la tendencia y prefieren `la chata` por una cuestión de facha y status, y ni hablemos cuando las mujeres se ponen a opinar, les encantan, y se imponen sobre la opción mucho mas racional que es un sedán sobre un SUV... ignorancia, desconocimiento y snobismo, un combo difícil de combatir. ..
Al
lunes, 16 de abril de 2018
El 128 es un mediano??? Cerra,e la 3, por favor
Martin
lunes, 16 de abril de 2018
Y si Al, cuando salió era del segmento C. Luego se fue acomodando al segmento chico. Lo reemplazó el Ritmo, luego el Tipo, Bravo y así hasta hoy.
Al
lunes, 16 de abril de 2018
MArtin, y entonces el 1500 y 125 son segmento D??? Mmmm...
Martin
lunes, 16 de abril de 2018
Y, viste que Fiat siempre hizo lío con los segmentos. Para mí también es chico, pero todos lo dan como mediano por ese que te mencioné del Ritmo. Al 125 lo reemplazó el 132, que era un claro rival del 504. Pero tranquilamente se puede poner a un 125 como mediano y a un 128 como chico. No está para nada errado. De hecho yo no soy tan amigo de la segmentación por medidas como otros. Me gusta más pensar en precio y rivales.
Al
lunes, 16 de abril de 2018
Es que, al fin y al cabo, cuando se decide una compra la gran mayoría de las veces lo que prima es el precio, y se compara por precio y lo que uno necesita. Un abrazo!
Leandro Ivorra
lunes, 16 de abril de 2018
Además del muy buen análisis que haces, yo planteo el horroroso Estado de las calles y rutas argentinas, que hacen que a personas como yo que tengo un Focus III, se nos planteé comprarnos algún SUV o camioneta para ir más tranquilos por la calle por altura y robustez.
Facu
lunes, 16 de abril de 2018
Opino q en gran parte esta en la moda de `es una chata` cosa q no lo son los SUV dado que muchas estan basadas en carrocerias de autos segmento B. Pero creo q no ayuda q al meterte en los caminos de Argentina com un segmento C decis, estoy haciendo pelota el auto, cosa q con el despeje mas alto de una SUV quizas no te pasa. Asi q es una combinacion de cosas. Como usuario de un sedan segmento C digo q el andar es mil veces mejor, mas estable, mejor equipamiento y demas...pero lamentablemente para los caminos q recorremos aca el SUV se amolda mejor a esos caminos
Gabriel
lunes, 16 de abril de 2018
Creo que en la región pasa principalmente por un tema presupuestario y algo de ignorancia porque se llama SUV a todo aquel vehículo un poco más alto y con neumáticos mixtos. Siempre supe que un SUV era una Toyota RAV o una Kia Sorrento o Santa fé, etc dentro de estos tamaños y prestaciones, pero a un auto le ponen SUV, además de segmentos incompletos como el B, carísimos por las prestaciones. Es cierto que todo va mutando hacia estos formatos y si mal no entiendo, C4 se va a convertir en un mix de C4 con Cactus. Sigo bancando al segmento, creo que es aspiracional a los que no llegamos más alto, pero con buenos equipamientos y prestaciones. Ojo es mi forma de ver que puede estar muy equivocada.
ADRIAN
lunes, 16 de abril de 2018
Martín, el C4 todavía se ofrece en España
Oscar
lunes, 16 de abril de 2018
prefiero ir contra la corriente y mantenerme con un Sedan, hatch en mi caso, super equipado en seguridad y comodidad que un SUV derivado de un segmento B de similar valor. gustos son gustos...
Martin
lunes, 16 de abril de 2018
Adrián, ya se dejó de producir. www.motor.es/noticias/citroen-c4-hatchback-eliminado-201740696.html
Leonardo
martes, 17 de abril de 2018
Yo opino que el corolla y el focus son los mejores, el cruze no me convence porque hay problemas con los turbos después de los 100 mil, ni hablar si no le pones el mejor aceite cada 7 u 8 mil te despachas el turbo antes de los 100 mil, a mi dejame con el 2 litro del focus o el 1.8 del corolla
daniel kuchumpos
martes, 17 de abril de 2018
No sabia que vienen en descenso los medianos, mas alla de eso yo personalmente me compro el auto que me gusta, medianos, tengo un 408 y tiene un andar exelente, y es cierto que la opinion de las mujeres pesa mucho, en mi casa que mi esposa compre el que quiera....
Guillermo
martes, 17 de abril de 2018
Argentina quedará en el mediano plazo solo produciendo pick-ups y algún que otro modelo aislado, como el Cronos por ejemplo. Los medianos que se produzcan deberán estar basados en una plataforma sobre la cual se pueda hacer un SUV-C, como por ejemplo Cruze y Equinox. Hay que ver que resulta de la nueva inversión que anunció PSA, pero no creo que de ahí salga algún mediano. Mal que nos pese, a la larga los medianos terminarán importándose de Brasil/Mexico y China. Saludos.
Hernan
viernes, 20 de abril de 2018
La gente comienza a elegir las SUV o las camionetas porque las calles de nuestro país están cada vez mas intransitables. Con este tipo de vehículo te olvidas de ese tema y podes transitar tranquilamente.