Pruebas

Fiat Cronos: primer contacto

En Córdoba, manejamos la versión automática del nuevo sedán de Fiat, equipado con el 1.8 de 130 CV y equipamiento full.
8 / 2 / 2018 | 0 Comentarios
por Martín Simacourbe, desde Córdoba

Durante el segundo día de la presentación del Fiat Cronos, pude manejar por primera vez el nuevo modelo producido en la Argentina. Fue un breve contacto en el que me subí a la versión automática, ya que es la única de la gama que aun no está disponible para probar en el Argo.

¿Por qué hablo del Argo si manejé el Cronos? Porque aunque la marca se empecina en recalcar que parten de distinta plataforma (el 70 por ciento de esta es nueva), el nuevo modelo de Fiat es básicamente el sedán del bicuerpo presentado hace unos meses. 

Comparten varios elementos, pero también la distancia entre ejes, con lo cual, porque más que el Cronos mide 36 cm más, el comportamiento dinámico no muestra diferencias. Para colmo, pese al agregado de centímetros y el tercer volumen, el Cronos es apenas 10 kilos más pesado que el Argo.


 

Esta versión automática está asociada únicamente al motor 1.8 de 130 CV (combinación que también está disponible en el Argo, pero también en la Jeep Renegade, que sí probé en su momento). El motor es potente y eso se nota cuando se pisa el acelerador y la caja, sin demasiados retardos, busca el cambio ideal. Y si lo preferís, están las levas de fácil accionamiento para cambiar de marcha.

Lo malo se da en los consumos, algo que no medimos en esta breve prueba, pero que tanto en Argo (con la caja manual) como en el Renegade, no son austeros. 

Como el Argo, el Cronos se nota ante todo confortable, con una dirección liviana pero que a medida que se eleva la velocidad toma una dureza muy agradable para transitar en cualquier circunstancia. En curvas cerradas el sedán muestra inclinaciones en la carrocería, pero que no son graves. Además, en esta versión se hace presente el ESP, jun faltante de las equipadas con el 1.3 de 99 CV.

El interior, al mantener la distancia entre ejes, es similar a la del Argo. La habitabilidad trasera es respetable, ya que no es pequeño. Sin embargo, rivales como Cobalt, Etios o los gemelos de PSA ofrecen algunos centímetros más. El baúl es espacioso, con 525 litros, lo cual representa una muy buena medida, auque los hay mejores en el segmento. Por debajo aparece un auxilio temporal.

La presentación interior es buena, sólo muy pocos encastres merecerían mejor cuidado, pero tanto por modernidad como por calidad, el Cronos está sin dudas entre los mejores de su clase.


 

Por su parte, el equipamiento de esta versión es la más completa, con todos los opcionales del Precision Premium incorporados. Es una buena dotación aunque sin sorpresas: cuatro airbags, ESP, pantalla táctil (de impecable funcionamiento, pero sin navegador), cámara y climatizador. Se le podría pedir techo corredizo como mucho.

A Fiat le ha costado horrores ser exitosa con los sedanes medianos y el Cronos 1.8 AT, aunque no lo es, empieza a coquetear con ese segmento tan temido por la marca. Las versiones 1.3 serán las más elegidas, pero esta 1.8 se posiciona como una tentadora opción para quienes desean fuerte dotación, diseño moderno y buena potencia. Quizás, el rival más temido sea el propio sedán mediano de la marca, el Tipo, que sólo peca de un motor algo menos potente (pero con mejores consumos) y una dotación similar, entregando incluso un poco más de espacio. Todo sin elevar demasiado el precio.