Seguridad vial

La importancia del estado de los neumáticos

Cuál es la profundidad mínima del dibujo de los neumáticos establecida por ley y cómo hacer para evitar el desgaste prematuro de éstos.
28 / 12 / 2017 | 0 Comentarios
Los neumáticos son las únicas piezas del auto que están en constante contacto con el suelo. Mantenerlos en buen estado es muy importante para la seguridad de los ocupantes. Si los descuidamos, podemos ser víctimas de aquaplaning o cualquier tipo de pérdida de adherencia, lo que podría decantar en un siniestro.

La Ley Nacional de Tránsito N° 24.449 establece que la profundidad mínima del dibujo de los neumáticos nunca debe ser inferior a 1,6 mm. Y distintos organismos de seguridad vial, como el  CESVI, recomiendan que el dibujo nunca debe tener una profundidad inferior a los 2 milímetros.

Para medir la profundidad del dibujo de los neumáticos, se puede colocar una moneda de un peso en alguna de las canaletas del neumático. Si se logra ver el borde plateado, habrá que reemplazar los neumáticos en el corto plazo.

Hay varios puntos a tener en cuenta para aumentar la durabilidad del neumático en buen estado. En primer lugar, hay que evitar las aceleraciones y las frenadas bruscas, y los giros en curvas a gran velocidad. Se debe verificar la alineación de los ejes y balancear los neumáticos cada 10.000 kilómetros (o antes, si se circula por caminos en mal estado) para evitar vibraciones y desgastes prematuros. Y también hay que realizar la rotación de neumáticos cada 10.000 kilómetros aproximadamente, manteniendo el sentido de giro y el flanco exterior de los mismos.

El desgaste más común de los neumáticos es en el centro. Esto puede ocurrir por una presión de inflado excesiva y no adaptada a la utilización. Se identifica por un desgaste más pronunciado en el centro de la banda de rodamiento. También pueden desgastarse en los hombros, debido a una presión de inflado insuficiente o utilización en sobrecarga.

Cuando el neumático se desgasta en más de un punto de la circunferencia, puede indicar que los frenos se bloquean o patinan, que el balanceo no es correcto, que hay una separación subyacente local, que los componentes de la suspensión están flojos o gastados, que el asiento/montaje del talón son incorrectos, que hay progresión del corte/astillado/daño inicial de la banda de rodamiento por riesgos de la ruta, o contaminación química.

Distintos estudios muestran que seis de cada diez conductores utilizan una presión en los neumáticos inferior a la que recomienda el fabricante, que dos de cada diez vehículos tienen al menos un neumático desgastado y que también dos de cada diez circulan con un desgaste excesivo en la Argentina.