Historia

Extraños “dos puertas” brasileños que no tuvimos

Durante unos 25 años, los brasileños amaron los modelos de dos puertas, tanto sedanes como familiares. Te mostramos ejemplos muy curiosos que nunca llegaron a la Argentina.
22 / 6 / 2018 | 1 Comentarios
Hoy el mercado brasileño y el argentino son prácticamente idénticos (salvo contadísimas excepciones). Pero durante unos veinticinco años, en Brasil las versiones de dos puertas (tanto sedán como familiar) fueron furor, al punto de despreciar muchas veces las variantes de cuatro puertas.

Así que aquí te traemos 18 ejemplos (y sus derivados) de cómo la industria brasileña creó sus propios modelos o adaptó a su gusto otros tanto de origen europeo con carrocería de dos puertas, hasta que a fines de los noventa la moda se fue apagando y desapareció.

 



Ford Corcel/Belina (69-77)

Aunque no lo creas, no es más que un Renault 12 rediseñado por Ford. Es que el 12 iba a ser fabricado en Brasil por Willys Overland, pero al quebrar, la del óvalo tomó el control de la compañía y continuó el proyecto con su propio diseño. Nació en 1968 como un cuatro puertas, pero al año apareció el de dos, que acaparó las ventas. En 1970 apareció la familiar denominada Belina, solo con dos puertas.

 


Dodge 1800 Polara (73-81)

Nuestro 1500 fue vendido en Brasil únicamente con la carrocería de dos puertas (que no llegó al país), la cual también poseía el Hillman Avenger, modelo original en el que se basó Chrysler para crear el modelo. Como en la Argentina, el grupo americano fue adquirido por Volkswagen a comienzos de los ochenta, pero en Brasil la producción del Polara terminó al año siguiente.

 



Chevrolet Chevette/Marajó (73-93)

Al igual que nuestro Opel K-180, este Chevrolet se basada en el Kadett europeo, que tenía variantes de dos puertas en todas sus versiones (salvo el hatch, que sí fue un desarrollo brasileño). El sedán dos puertas se lanzó en 1973, el cuatro puertas en 1978 y la familiar dos puertas, denominada Marajó, en 1980. El restyling, vendido como GMC en la Argentina, llegó en versiones de dos y cuatro puertas.

 


Volkswagen Brasilia (73-82)

Sobre la base del ya por entonces eterno Escarabajo (Fusca en el mercado brasileño y ensamblado desde 1950 allí), la filial local creó este vehículo con solo dos puertas pero de aspecto similar al del 1600 Variant, que también tenía dos puertas (vendido en Brasil pero de origen europeo). Recién en 1978 se lanzó un cuatro puertas.

 


Chevrolet Opala Caravan (75-92)

El sedán grande de General Motors en Brasil (algo así como nuestro Chevy) tuvo versiones sedán de cuatro puertas y una coupé, pero la familiar sí se apegó al estilo local de ofrecer las extrañas versiones dos puertas, aunque esa opción ya existía en el Opel Rekord europeo, en el cual se basaba el modelo.

 


Volkswagen Variant II (77-80)

El sucesor del 1600 Variant llegó con una línea muy similar a la del Brasilia (de hecho compartían las puertas), aunque era algo más grande y prestigiosa. Sólo fue producida con la carrocería de dos puertas, pero no tuvo gran éxito y al poco tiempo fue discontinuada.

 



Ford Corcel/Belina II (78-86)

La segunda generación del “12 de Ford” mantenía la plataforma, pero era bastante más grande y adoptó el diseño que la marca estaba imponiendo en los mercados europeos con el Taunus y el Granada. La versión de cuatro puertas fue eliminada, pero mantuvo la de dos, incluso en la versión familiar.

 



Fiat Panorama/Oggi (80-86)

La rural del 147 (producido en Brasil desde 1976) apareció manteniendo la particular disposición de dos puertas e incluso fue exportada a Italia (como 127). En 1983 adoptó el diseño del Spazio, con paragolpes plásticos y nueva trompa. Ese mismo año debutó el singular sedán de la familia, denominado Oggi, que fue un fracaso de ventas y duró sólo hasta 1985.

 



Ford Del Rey/Scala (81-90)

La tercera camada del Corcel ganó nombre propio (la familiar fue llamada Del Rey Scala) y un diseño más moderno y cuadrado, con tres volúmenes bien definidos. Regresó el sedán de cuatro puertas para acompañar al de dos, algo que no se replicó en la familiar. En 1985 ganó un restyling similar al de nuestros últimos Taunus y Falcon.

 



Volkswagen Voyage/Parati (81-96)

El sedán de la primera generación del Gol fue conocido en nuestro mercado como Gacel y luego como Senda, mientras que la familiar nunca cruzó la frontera. Ambos se produjeron en Brasil con la carrocería de dos puertas (el Voyage tuvo una versión de cuatro, de poco éxito) que también dio vida a la Saveiro.

 


Chevrolet Monza (82-95)

Derivado del Opel Ascona europeo, el Monza se ofreció en Brasil en versiones hatch de tres puertas y sedán de dos y cuatro puertas (de esta última llegaron unidades a la Argentina), todas opciones que ya existían en el Viejo Continente. Sobrevivió hasta la apertura de las importaciones, en los años noventa. No tuvo una versión familiar.

 


Volkswagen Santana (84-95)

Nuestro Carat (segunda generación de Passat) llegó a Brasil en una inédita versión de dos puertas. Tuvo una variante familiar llamada Quantum (luego llegó al país) que nunca se ofreció con dos puertas. El sedán sobrevivió hasta 2006, pero sólo con la silueta de cuatro puertas en la última década (incluso fue vendido en la Argentina).

 



Fiat Premio/Elba (85-93)

Nuestro Duna se vendió en Brasil con las siluetas de dos y cuatro puertas, tanto en el sedán (Premio) como en la rural (Elba), que llegó a exportarse a Italia con marca Innocenti. Acompañaron al Uno con escaso éxito y reemplazaron a los Oggi y Panorama. En 1993 se dejaron de fabricar en Brasil y comenzaron a llegar importados de Argentina (como Duna), con lo cual desaparecieron las típicas versiones brasileñas de dos puertas.

 


Chevrolet Ipanema (89-97)

Cuando el Kadett llegó con nombre propio a Brasil (ya no como Chevette), no ofreció un sedán, aunque el gusto brasileño sí se aplicó en el familiar, opción que también estuvo disponible en Europa. Se la denominó Ipanema y algunas unidades llegaron a la Argentina, pero siempre con la carrocería de cuatro puertas.

 



Ford Verona/Volkswagen Apollo (89-92)

Los Verona y Apollo fueron clones producidos por Autolatina (matrimonio entre Ford y VW en la Argentina y Brasil). Estaban basados en la cuarta generación del Escort/Orion, pero con un diseño más redondeado. Tuvieron una vida reducida porque pronto fueron reemplazados por la quinta generación del Escort, aunque con distintas variantes.

 



Ford Versailles/Royale (91-96)

Nuestro Galaxy (otro clon de Autolatina, esta vez sobre la base del Santana) fue vendido en Brasil con versiones sedán (Versailles) y familiar (Royale, clon del VW Quantum), de dos y cuatro puertas. Reemplazaron al Del Rey, aunque la rural de dos puertas no fue muy exitosa ya que las costumbres estaban cambiando.

 


Volkswagen Logus (93-97)

Con la aparición de la quinta generación del Escort, el Ford Verona fue reemplazado por un cuatro puertas del mismo nombre (nuestro Orion), mientras que el Volkswagen Apollo fue sucedido por el Logus, manteniendo la silueta de dos puertas (el cinco puertas fue el VW Pointer, vendido en Brasil y Argentina). Ambos duraron poco en el mercado por el fin de Autolatina, que se dio en 1996.

 


Fiat Tempra (93-95)

Llegó para suceder al Regatta y fue producido en Brasil desde 1991 con la clásica carrocería de cuatro puertas (derivada del Tipo) y una inédita versión de dos puertas que se posicionó como un deportivo dentro de la gama del mediano dos años más tarde. Esta duró poco tiempo, pero el sedán tradicional se fabricó hasta 1998, reemplazado por el Marea.

Nicolino
viernes, 22 de junio de 2018
Sinceramente mi gusto por los autos distan mucho, muchisimooooooooooooooooooo de los diseños brasileros